viernes, 23 de enero de 2009

EL CINE COMO RECURSO PEDAGÓGICO

Carmen RODRÍGUEZ FUENTES

Universidad de Málaga

El cine como medio de comunicación social está al servicio del ciudadano y la
labor que desempeña puede ser muy amplia. En la sociedad actual, en la que los límites
entre cultura y entretenimiento cada vez están más desdibujados, el cine es más
valorado porque el ocio nos puede llevar al conocimiento.
El cine puede ser un recurso pedagógico, es decir, que sirva para educar o
enseñar. El carácter narrativo del cine facilita transmitir conocimientos, siendo una
alternativa cuando otras metodologías no han tenido éxito. Por ejemplo, materias como
la Historia Universal, que son de naturaleza narrativa, encuentran en el cine un fiel
aliado.
El cine desde su etapa muda hasta nuestros días se ha definido por su vocación
narrativa y explicativa de los acontecimientos históricos. Tanto es así, que uno de los
géneros establecidos por el sistema clásico de producción de Hollywood es el llamado
cine histórico.
En la actualidad, nuestras filmotecas rebosan de metros de películas. Esa gran
cantidad de material nos puede ayudar a hacer la Historia. El cine como fuente
historiográfica tiene una complejidad mayor frente a fuentes escritas, debido a la suma
de lenguajes que encierra. Nos referimos a que en el cine confluyen el lenguaje escrito,
el oral, el icónico y el escénico; por tanto, su análisis requiere un detenimiento aún
mayor en comparación con otro tipo de fuentes. Además, hay que tener presente que el
cine no refleja la realidad tal y como es, sino que es una representación de la realidad,
que pasa por el punto de vista que hayan elegido el guionista, director, etc. Por tanto, el
documento fílmico es interesante como objeto de estudio, no ya sólo por la realidad que
representa, sino, y muy especialmente, por aquella realidad que permanece oculta a
primera vista. El cine, como escritura de la Historia, constituye un desafío al historiador
tradicional que, a partir de este tipo de documentos, no podrá seguir escribiéndola como
lo había hecho hasta ese momento, ya que debe ser consciente de aquella realidad oculta
que se le escapa.
19
Carmen Rodríguez Fuentes
Por otra parte, la realidad total es imposible de recoger, siempre existe una
selección por parte del documentalista, guionista, operador de cámara, etc. Todo
documental aplica una extirpación de la realidad, recogiendo una parcela del total. La
selección de la que hablamos no sólo se produce cuando se estudia un tema concreto,
sino también cuando el documentalista establece su propio criterio al seleccionar un
tema frente a otros posibles. Así, es cierto y común ver representaciones varias sobre un
mismo tema histórico, mientras que otros temas no se han filmado nunca.
Cuando las humanidades han sido puestas en jaque, asignaturas universitarias de
interés general como la Historia han caído en desgracia. El prestigio lo dan aquellas
carreras con más salidas profesionales, o por las que se obtienen mayores
remuneraciones. Las humanidades, debido a sus pocas expectativas profesionales en
general –tan sólo la enseñanza, aunque denostada, se constituye en excepción–, han
dejado de interesar a nuestros jóvenes. El desconocimiento de la materia es la principal
causa del desinterés por ella. Si nuestros jóvenes no estudian Historia en su larga carrera
de estudiantes, podríamos buscar otras posibilidades para darles a conocer esta materia.
El cine, a lo largo de su desarrollo, ha sido utilizado para narrar la historia por medio de
la ficción –la historia pasada– y, a través del documental, la historia reciente.
¿Qué sucede cuando la Historia es narrada a través del cine y no en palabras de
un profesor? ¿Pueden las imágenes transmitir criterios de valor, que no se consiguen
con las reflexiones orales de un profesor? Con los documentales y, más aún, los
documentales vistos por televisión, asistimos con nuestros propios ojos, de forma
inmediata, a lo que sucede en el mundo. Las películas de ficción y los documentales
realizados a posteriori de los hechos tienen distintas características frente al reportaje
inmediato de un informativo. Tienen la ventaja del tiempo de análisis, del estudio
condensado de unos hechos pasados, de la mirada crítica en perspectiva. Son
documentos distintos y, por lo tanto, requieren de un análisis diferente.
En Estados Unidos existen precedentes de cómo el cine ha servido para revisar y
cuestionar su Historia, desde la Guerra de Secesión a la Guerra del Golfo, pasando por
acontecimientos que han influido en el devenir de su sociedad, como la muerte de
Kennedy, el Watergate, la carrera espacial, etc.
Sin duda, el cine puede ser un recurso que sirva no sólo para soliviantar
conciencias, sino para educar y enseñar. El cine educa en valores; a lo largo de los años
encontramos muchos films que lo atestiguan, desde Avaricia (1923) de Stroheim,
pasando por Rebelión en las aulas (1967), o Los niños del coro (2002), etc.
20
El cine como recurso pedagógico
Una característica propia del documento fílmico, su falta de objetividad, es la
que condiciona, precisamente, la utilización del cine como un recurso pedagógico.
Porque no nos engañemos, ningún documento está garantizado por su objetividad. Junto
con la fotografía, documentos de archivo, etc., el documento fílmico comparte con ellos
su carácter subjetivo y selectivo. Por ejemplo, cualquier atentado que se produce hoy en
Irak es recogido desde un punto de vista determinado y determinante, como una parte de
la realidad total que se pueda estar viviendo en ese país.
Se podría plantear estudiar la historia sólo a través de aquellos documentos
fílmicos contemporáneos a nosotros mismos, buscando mayor autenticidad, pero sería
un error, porque cualquier documento fílmico está condicionado por la sociedad que lo
ha creado. De alguna manera, está impregnado del proceso de producción del film, y
todo ello es parte del documento. En definitiva, cualquier documento fílmico, desde el
cine documental al de ficción, tiene interés como fuente histórica y debe ser utilizado de
forma coherente con un análisis detallado que permita la construcción histórica.
Nos centraremos en el estudio de un caso concreto, la apuesta de RTVE para dar
a conocer la historia de España a través de su serie documental: Memoria de España1.
Como punto de partida, es preciso fijar una dualidad necesaria: la previa identificación,
como diferentes, del objeto (la serie documental) y del sujeto (el espectador), ya que
tiene que existir el deseo de conocer el documental por parte del televidente.
Televisión Española, previendo la necesidad de interrelación entre ambas partes,
estableció una promoción bien estudiada. La presentó con un buen margen de tiempo,
como un producto de gran calidad realizado para todos los públicos en el que no se
había escatimado medios económicos y con la complicidad de distintos ámbitos
culturales de la sociedad española.
El deseo de conocimiento del objeto por parte del espectador surge antes del
conocimiento real de la serie documental, se crea una expectativa del mismo modo que
las promociones de películas americanas antes de ser estrenadas en Europa.
El deseo de ver la serie documental tiene dos direcciones diferentes, las que
representa el objeto y las del sujeto. El sujeto, en principio, es el único origen de su
elección, él elige el objeto que quiere ver. Pero, para ello, debe rechazar lazos con los
factores que afecten a su decisión, como por ejemplo la propaganda. Es decir, que la
elección supone ya una interpretación porque se apoya en nuestro interés, y ya vamos a
1 Serie documental Memoria de España. Televisión Española S.A., 2004.
21
Carmen Rodríguez Fuentes
estar delimitados por esa elección. El objeto debe ser reconocido en su singularidad, de
lenguaje, de valores, de mensajes, de escenarios, etc. Nosotros debemos ahora analizar
precisamente esa singularidad, a través de métodos objetivos y con la máxima
documentación sobre la serie. Estudiar su contexto espacio-temporal, autores,
momentos de producción y sus avatares, el montaje, etc. Conviene remontarse al origen
del documento, pues el objeto no es en sí mismo su único origen, y la obra resultante
tiene relación con otras anteriores; así, sus límites pueden quedar desdibujados, pero,
por otro lado, la obra puede darse a conocer como parte de una corriente de
pensamiento.
Con este primer paso ampliamos información sobre el origen de nuestra serie
documental, los motivos de su creación. Conociendo su contexto y sistema de
producción, podemos acceder a la obra para analizar lo que le caracteriza. Siguiendo el
esquema en el que englobaríamos el estudio del espacio, los protagonistas, los actores
secundarios, el desarrollo del acto, la teatralización de la historia o de la acción, el
tiempo del acto y, por último, centrar el análisis de la serie documental en la relación de
imagen-texto-música. Recordemos que el cine no solamente es un lenguaje, sino la
representación de un universo concreto de personajes, de elementos; es la suma de
varios lenguajes, es lo que algunos semiólogos denominan paquete significante
complejo.
Habría que distinguir todo lo que hay de representación y las distintas realidades
que se pueden depositar en diferentes capas dentro de nuestro documento. Porque todo
documento posee un significado añadido al paquete de significantes que es. Asimismo,
debemos tener en cuenta que los espectadores tienen sus propios contextos de lectura
del documento y de reconocimiento. Por lo tanto, el documento fílmico se presta a
múltiples lecturas.
Cualquier historiador recuerda las muchas películas de cine histórico que le han
indignado por su falta de verismo y rigor. Su torpeza para dar a conocer
acontecimientos históricos de primer orden. Por ello, Televisión Española se ha
ayudado de destacados historiadores para realizar esta serie documental.
En una etapa de deseo por mantener viva la memoria de nuestra historia más
reciente, la televisión pública española se planteó el conocimiento de nuestro presente
como consecuencia de nuestra historia pasada. Buscando que el entretenimiento pueda
fomentar un espacio crítico, capaz de cuestionar los acontecimientos históricos. Todo
esto supone una escritura de la Historia cargada de reflexión, por lo que se puede
22
El cine como recurso pedagógico
confirmar que, en realidad, es una reescritura de la Historia. La serie documental, en sí
misma, es un método de reflexión histórica y sociológica.
Ya en el primer capítulo, una voz en off nos habla, nos explica, que somos lo que
somos, debido a lo que fuimos; de ahí, la importancia del conocimiento de nuestros
orígenes. Para alcanzarlo se inicia una narración cronológica, que comienza con el
nacimiento de los planetas, entre ellos la Tierra. A partir de ahí, se narra por capítulos,
como temas de un libro de texto, los distintos avatares que se suceden en la península
ibérica, hasta la transición política del régimen dictatorial a la democracia. Con gran
profusión de medios tecnológicos, como la creación de imágenes por ordenador y
gráficos, construcción de decorados, ambientación, teatralización y reconstrucción con
actores, se consigue un producto a destacar. Un producto digno para dar a conocer la
Historia de una forma amena para un público general.
Resulta interesante el análisis de los títulos de crédito, en los que aparece el
cargo de coordinador de contenidos históricos, asesor histórico, asesor de
documentación, expertos en escritura antigua, o la lista interminable de colaboración
con la mayor parte de los museos de España2.
Concluyendo, diríamos, por otro lado, que esta serie documental se alinea entre
los documentos de cine histórico tradicional donde se explica la Historia como una
narración con principio, desarrollo y un final que lleva implícito un mensaje moral.
2 La colaboración principal viene encabezada por el Ministerio de Cultura y Patrimonio Nacional. A
continuación, se relata la colaboración concreta en cada capítulo de la serie. Por ejemplo, en el primer
capítulo colaboran: Museo Arqueológico de Linares, Museo Arqueológico Provincial de Badajoz, Museo
Arqueológico Nacional, Conselleria de Territorio y Vivienda de la Generalitat de Valencia,
Conselleria de Cultura de la Generalitat de Valencia, Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía,
Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Museo Arqueológico de Córdoba, Museo de la
Ciudad del Ayuntamiento de Carmona, Museo de Arqueología de Sevilla, Museo Nacional de
Arqueología Marítima de Cartagena, Museo de las Cortes de Cádiz, Museo de Cádiz, Demarcación de
costas en Andalucía Atlántico, Museo Provincial de Huelva, Diputación Provincial de Huelva, Sección de
arqueología, Museo Municipal del Puerto de Santa María, Parque minero de Riotinto, Fundación Lázaro
Galdiano, Museo Arqueológico de Granada, Ayuntamiento de Antequera (Sección de arqueología),
Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda, Ayuntamiento de Cádiz, Ayuntamiento de Nerva, Fundación
Vázquez Díaz, Dirección de servicios de parques y jardines del Ayuntamiento de Madrid, Ayuntamiento
de Guardamar del Segura, Biblioteca Nacional, Real Academia de la Historia, Aula del Teatro de la
Universidad de Cádiz, Ayuntamiento de Almuñecar.
23
Carmen Rodríguez Fuentes
BIBLIOGRAFÍA:
ARHEIM, Rudolf, Arte y percepción visual, Madrid, Alianza Ed., 1979.
CEBRIÁN HERREROS, Mariano, Introducción al lenguaje de la televisión, Madrid,
Pirámide, 1978.
CHARTIER, R., El mundo como representación. Historia cultural entre práctica y
representación, Barcelona, Gedisa, 1992.
DONDIS, Donis A., La sintaxis de la imagen. Barcelona, Gustavo Gili, 1976.
ECO, UMBERTO, Tratado de semiótica general, Barcelona, Lumen, 1977.
GALASSO, G., Nada más que historia. Teoría y Metodología, Barcelona, Ariel, 2001.
GRANDI, Roberto, Los criterios de programación en los aparatos televisivos: el caso
de Europa, Barcelona, Gustavo Gili, 1983.
FERRO, Marc, Historia contemporánea y cine, Barcelona, Ariel, 1995.
METZ, Christian, El significante imaginario, Barcelona, Gustavo Gili, 1979.
24

No hay comentarios:

Publicar un comentario